Soy una más en redes que se la pasa diciéndoles que luchen por sus sueños, y es que si, en ocasiones necesitamos gente intensa que nos diga cosas lógicas pero que en momentos olvidamos y bueno, este es el caso una vez más. Quizá muchos de ustedes ya saben la historia de Alice + Olivia, pero si no, les cuento que siempre he añorado esta marca, siempre me ha parecido el show perfecto de cualquier semana de la moda, es una experiencia, un mundo, es excéntrico, es instagrameable, es fácil de detallar, en fin… esta marca es todo un sueño.

Cuando iba por las calles de New York, caminando para los shows, siempre veía esta marca y a pesar de que había ido a pasarelas de diseñadores gigantes como Carolina Herrera o Kate Spade, Alice + Olivia era un sueño puro. Sus vitrinas en New York me llamaban, recuerdo que me quedaba frente a ellas al estilo película, soñando, totalmente quieta y sonriendo… y miren… hace dos temporadas me invitan a sus presentaciones y reacciono de la misma forma: con una sonrisa enorme, emoción infinita y agradecimiento absoluto.

Para esta ocasión la presentación estuvo llena de drama, pues tuvo lugar en la 172 Norfolk Street de New York en una sinagoga del renacimiento gótico, ¿pueden creer la magia? Era un lugar que sin duda alguna cumplía con lo que quería Stacey Bendet, un lugar que se ajustará a toda una escena instagrameable ubicando las modelos por estaciones donde en cada una veías un mundo totalmente distinto.

Una de las estaciones estaba compuesta por un mundo salvaje, el animal print como tendencia principal, demostrando que demasiado puede ser totalmente fashionista, que exagerar puede funcionar en algunas ocasiones. Algunos looks estaban compuestos por prints de cebra y leopardo con una impactante suma de brillo y lentejuelas ¿Y saben? Funcionaba ¡perfecto!

La segunda estación de Stacey era elegancia pura, eran hadas en blanco y negro que agregaban más lentejuelas al show con vestidos compuestos de pura geometría y caída.

Las mariposas fueron el elemento clave, encontrábamos modelos en jaulas y una escenografía exquisita. Debo decir que algunas cosas me hacían recordar a McQueen pero creo que todo se debía a sus impactantes tocados.

Por ahora, debo decir que sin tener que pensarlo fue uno de los shows más preciosos de NYFW en esta temporada y que es una apuesta a generar más presentaciones y menos pasarelas, los resultados son mejores.

1 Comment

  • Posted April 9, 2019 12:56 pm
    by Tatiana

    cheap jordans real Cheap jordans y djeej 68094

Leave a comment